Los Berrazales fu un complejo de descanso terapéutico y de alojamiento cerca del pueblo de Agaete.
Concretamente, la infraestructura era una embotteladora y un balneario.
Aprovechaba del agua originaria de la cima de la isla que tenía ingente de hierro.
Como sabemos, podía presumir propiedades curativas.

Los pacientes del balneario procedían de Suiza, Alemania o Rusia haciendo horas y horas de avión hasta llegar a la isla para luego continuar el viaje en coche y el tramo final en burro (en los inicios del balneario, luego se modernizó). En 1931, cuando se abrió el establecimiento termal ni siquiera disponía de habitaciones donde hospedarse los visitantes sino que debían alojarse en unas cuevas cercanas.

Desde "Canarias mi mundo"