Quedan solo las paredes del edifico de el Elevador de agua de La Gordejuela.
La estación de bombeo hidráulica fue construida por la casa Hamilton en 1903. El agua era bombeada hasta dos kilómetros por la primera máquina a vapor de la isla.
De las cinco plantas no hay mucho, pero el espectáculo es increíble.
El ruido del Atlántico es una música poderosa.

On Instagram